Por qué las marcas de moda deberían apostar por los microinfluencers

Todos conocemos ejemplos de marcas que colaboran con conocidas bloggers de moda para promocionar sus productos. Los influencers han conquistado el sector de la moda, convirtiéndose en referentes para muchas personas que confían plenamente en su criterio a la hora de adquirir un producto determinado y llegando, incluso, a tener más repercusión que reconocidas celebrities.
Debido a su relevancia y al alcance de sus publicaciones, las marcas utilizan el marketing de influencers para hacer llegar sus productos al público.

Pero en los últimos meses otro perfil de influencers está empezando a ganar terreno y las marcas se están fijando en ellos para lanzar sus campañas. Los expertos los denominan microinfluencers. Se trata de youtubers, bloggers e instagramers que no son muy conocidos y, sin embargo, tienen un feed-back real con sus seguidores, mantienen diálogos con ellos, y éstos confían en sus recomendaciones. Los consumidores se sienten más próximos a ellos que a los influencers con grandes cantidades de seguidores,  y esto hace que su mensaje sea más auténtico.

Los seguidores de los actores, cantantes, deportistas o de los influencers más conocidos, como Chiara Ferragni o Dulceida son muy variados, en cambio, las personas que siguen a un microinfluencer tienen unos gustos e intereses mucho más similares. Y para las marcas es imprescindible dirigirse a un público muy concreto.

Una encuesta realizada por la plataforma Markerly reveló que cuando un influencer consigue una gran masa de seguidores, el engagement se reduce. Según esta encuesta, los posts publicados por instagrammers con menos de 1.000 seguidores tienen una tasa de likes del 8%, mientras que para los que tienen entre 1.000 y 10.000 seguidores es del 4%. Así, mientras el número de seguidores va creciendo, los likes van disminuyendo: aquellos que tienen entre 10.000 y 100.000 seguidores tienen una tasa del 2.4%, y es de 1.7% para los que tienen entre más de 1 millón de seguidores

Tanto las grandes marcas, como las más pequeñas pueden trabajar con microinfluencers. No suele ser complicado llegar a un acuerdo que beneficie a ambas partes y con un presupuesto inferior a otro tipo de acciones. Es una buena opción para que las marcas más pequeñas o más recientes puedan darse a conocer y conseguir visibilidad. Aunque no vale cualquier influencer para tu marca, tienes que analizar cuál es el más adecuado, quién se identifica más con los valores de tu empresa y comprobar que sea una persona realmente influyente.

Monica Beatrice, que cuenta con más de 16.000 seguidores en su perfil de Instagram, ha colaborado con reconocidas marcas como Jigsaw, Levi’s, Anthropologie y Bobbi Brown, y esta temporada es  la imagen de la campaña de Pretty Loafers.

 

Identificar a los influencers más adecuados para colaborar con una marca de moda es una tarea complicada, y muchas veces se priorizan aspectos como el número de seguidores o de likes que no son los más relevantes (y más teniendo en cuenta que es posible comprarlos). Si ya leíste mi artículo para integrar influencers en tu estrategia de marketing, sabrás que conseguir engagement es mucho más importante que el número de seguidores.

Antes de colaborar con cualquier influencer o microinfluencer, debes tener muy claros tus objetivos y el público al que quieres llegar con esa acción, debes planificar tu estrategia para evitar los errores que cometen muchas marcas de moda que trabajan con instagramers, youtubers o bloggers.

¿Estás pensando en realizar una acción con influencers o microinfluencers? He preparado una check-list que te puedes descargar e imprimir, para facilitarte la elección del influencer o influencers más adecuados para tus campañas.
check-list-influencers

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.