3 Ejemplos de cómo conseguir que una prenda se convierta en viral

Cada temporada hay algunas prendas que están en todas partes, invaden las redes sociales (especialmente arrasan en Instagram) y se agotan en las tiendas en un tiempo récord. Pero, ¿cómo consiguen las marcas de moda que sus prendas y complementos se vuelvan virales?

1. EL RELANZAMIENTO DE LAS STAN SMITH DE ADIDAS
Como explica el portal The Branding Journal, las zapatillas Stan Smith de Adidas nacieron en la década de los 60, y más adelante fueron bautizadas con el nombre del tenista Stan Smith, que las llevaba al ganar la Copa Davis de 1971 y Wimbledon en 1972.

Las zapatillas tuvieron un gran éxito, especialmente en los años 90. Sin embargo, en 2011 Adidas decidió que al año siguiente dejarían de producir el modelo. Las Stan Smith empezaron a desaparecer y solo se podían encontrar algunos modelos de segunda mano en internet. Pero en mayo de 2013, anunciaron el retorno de las Stan Smith. Y crearon una fantástica estrategia de marketing:

1º. Lanzaron un vídeo en el que entrevistaban a Stan Smith, y en el que aparecían famosos fans de las zapatillas, hablando sobre lo que habían significado las Stan Smith para ellos.

2º. Hicieron desaparecer las zapatillas de muchas tiendas, y controlaron la oferta, creando la necesidad de los fans de hacerse con un modelo tan difícil de encontrar y consiguiendo, así, incrementar la demanda. Y seleccionaron algunas de tiendas determinadas para vender en exclusiva ediciones limitadas de las Stan Smith.
3º. El relanzamiento de las Stan Smith se hizo cuando el modelo cumplía 50 años, por lo que apostaron por jugar con la nostalgia y la tendencia de la moda retro. Consiguiendo convertirlas en un fenómeno de masas. Y después del gran éxito de las Stan Smith, en verano de 2016 fue el turno de relanzar el modelo Gazelle.

2. INFLUENCERS Y PRENDAS VIRALES DE ZARA
Zara lo tiene más fácil que otras marcas para que sus prendas se conviertan en virales. La mayoría de nosotras compramos en Zara y es muy sencillo coincidir con alguien con la misma prenda. Y desde que empezaron a aparecer  los blogs de moda, cada temporada hay una serie de prendas que arrasan.
– La más destacada fue la chaqueta amarilla, que generó una verdadera locura, ganando fans y detractores a partes iguales y teniendo incluso varias cuentas en Instagram. Y hubo quienes aprovecharon el éxito de la cazadora para venderla en Wallapop o Chicfy por casi el doble de su precio original
– Después de la chaqueta, le tocó el turno al abrigo con estampado geométrico azul y blanco. Su fama comenzó en Inglaterra y en otoño llegó a España, aunque no llegó a obtener tanto éxito como la chaqueta.
– Este mismo otoño, la gran protagonista fue la minifalda de cuadros vichy con volante lateral, que arrasó en Instagram en el Street style de la Paris Fashion Week y se agotó.

PFW day 3 After my shooting with @lorealmakeup #pfw

Una publicación compartida de Paula Ordovás (@mypeeptoes) el

– Y la última prenda viral de del gigante de Inditex ha sido una sudadera oversize en color blanco roto y con dos bandas de pelito rosa en las mangas. Es de nueva colección y ya está agotada en la web. zara_prendas_virales_marketing_moda_toniamarti En el caso de Zara, no se trata de ninguna estrategia de marketing. Instagrammers, youtubers y bloggers (no contratados por la empresa) tienen mucho que ver en el éxito de estas prendas. Sus cuentas funcionan como un escaparate que llega a miles de personas y esto ayuda a que sus seguidores descubran prendas y marcas. En general, las prendas de Zara que consiguen hacerse virales suelen cumplir una tendencia muy actual y, una vez pasado el boom, van desapareciendo. Apostar por una campaña de marketing de influencers es una estrategia que utilizan muchas marcas para darse a conocer, conseguir notoriedad e incrementar las ventas de un producto determinado. Un ejemplo es el de la marca estadounidense Lord & Taylor.

 

3. EL EFECTO KATE

Una verdadera influencer que conseguir que las prendas que luce se agoten en pocas horas es Kate Middelton. Sus looks generan una gran expectación y existen blogs como What Kate Wore, que facilitan la información referente a cada estilismo de la duquesa. Conocido como el efecto Kate, su influencia beneficia a cualquier marca que luzca, como le ha pasado recientemente a la diseñadora Vanessa Seward. La duquesa de Cambridge lució un vestido de flores de esta marca parisina, provocando que se vendieran muchos vestidos y que nuevos clientes se interesaran por la firma. Y lo mismo pasa con la ropa de sus hijos: la famosa bata de My 1st Years que llevaba el Príncipe George cuando conoció a Obama se agotó en pocos minutos.


Gracias a las redes sociales, un producto puede convertirse en viral en poco tiempo, llegar a agotar existencias de la noche a la mañana, y que la marca pase de ser completamente desconocida a convertirse en la favorita de todo el mundo. Pero no es tan sencillo como parece, a pesar de que en algunas ocasiones es el azar el que ayuda: si tienes la suerte de que Kate Middleton se ponga uno de tus diseños, es bastante probable que el modelo se agote, y lo mismo pasó con Roman Originals, la marca del famoso vestido azul y negro o blanco y dorado. Pero detrás de muchas prendas hay una estrategia muy bien planificada como la del relanzamiento de las Stan Smith.

Conseguir que las tuyas sean las prendas del momento y las lleve todo el mundo no solo influye en las ventas, sino que es una forma de conseguir más notoriedad e imagen de marca. Pero lo más importante es saber adaptarte e ir más allá del fenómeno viral. Que una de tus prendas arrase (por estrategia o por suerte) es una gran oportunidad para posicionar tu marca y destacar entre la competencia.

One Comment

  • Rodrigo BR dice:

    Un post genial! Realmente he disfrutado leyéndolo y son ejemplos muy dignos de admirar, especialmente el de las Stan Smith.
    De este artículo se podría hacer 100 páginas perfectamente. Se me venía a la mente otros casos de éxito actuales como son las sneakers Yeezy de Adidas o la marca Supreme.

    Un saludo!!

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.