Los 5 errores más comunes que debes evitar en las redes sociales de tu marca de moda

Tener un perfil en Instagram y una página en Facebook donde vas publicando contenido no significa que consigas buenos resultados.

La falta de experiencia y de planificación en redes sociales puede provocar que cometas una serie de errores muy comunes. Sigue leyendo para descubrir cómo puedes evitarlos y, así, mejorar tu presencia online.

1. No tener claros tus objetivos.

Una vez tengas los objetivos podrás definir tu estrategia y, con ello, concretar las acciones que vas a realizar.

Para empezar a establecer tus objetivos, es necesario que realices un análisis del estado de tus perfiles sociales. ¿Tienes muchos seguidores en Instagram, pero la interacción es muy baja? ¿Llevas mucho tiempo sin captar nuevos seguidores?

Los objetivos deben ser claros, específicos y alcanzables. Si tienes 100 seguidores en Instagram y solamente consigues una media de 5 likes y ningún comentario en cada foto, no puedes pretender pasar a tener 50.000 seguidores, 2.000 likes por foto y 200 comentarios.

2. Tener presencia en todas las redes sociales

No vale lo de estar por estar en cualquier red social, o porque todo el mundo está y tú también quieres. Tu presencia en redes depende de tu público objetivo. No todos los usuarios utilizan las mismas redes sociales, debes conocer a tu cliente y saber adaptarte a sus necesidades. Por eso, no te crees un perfil en cada red social, si no te sirve para alcanzar a tus clientes potenciales.

Cada plataforma es diferente, así que antes de empezar a crear los perfiles de tu marca en Instagram, Facebook, Twitter, Youtube, Pinterest, Google+, LinkedIn, Tumblr, Snapchat, etc, analiza cuáles son las redes que utiliza tu público objetivo y en cuáles deberías tener presencia.

En general, las redes más adecuadas para las marcas de moda son Instagram y Facebook. En España, desde que Instagram lanzó las Stories, Snapchat ha perdido importancia.

3. No escuchar a tu audiencia

Ignorar a tus seguidores es lo peor que puedes hacer. No utilices las redes sociales solamente para informar y hablar de tu marca. La comunicación debe ser bidireccional y la falta de respuesta solo crea una mala imagen.

Lee todos sus comentarios, contesta a sus dudas y preguntas, y anímales a que hagan sugerencias. Demuestra que tu marca es cercana y que valoras la opinión de los clientes. Se trata de establecer una relación con tu público.

E igual de importante es contestar correctamente a los comentarios negativos que puedes recibir. Nunca los elimines, con eso solo conseguirías aumentar el enfado del usuario que te ha escrito.

Missguided preguntó a sus clientas qué categoría les gustaría tener en su web, y con las respuestas han creado “Jeans + Nice top”. Esta acción ha tenido un gran éxito entre sus seguidoras, y les han seguido preguntando qué más quieren.

4. No invertir en redes sociales

A pesar de que crear un perfil en las redes es totalmente gratuito, no puedes pensar que no requieren inversión. Para que tu estrategia funcione y logres tus objetivos, es necesario invertir.

Es primordial invertir en conocimiento. Contrata a un profesional que se encargue de gestionar y desarrollar la comunicación online de tu marca de moda. Aunque a priori te parezca sencillo, se necesita formación y experiencia. Dejarlo en manos de una persona no cualificada es un gran error. Publicar en una cuenta personal, no es lo mismo que gestionar la comunicación online de una marca.

Si quieres encargarte tú personalmente, te recomiendo que te formes antes de empezar a publicar contenido porque sí.

Además de invertir en conocimiento, es interesante optar por contenidos de pago (Facebook Ads, Instagram Ads, anuncios en Google…). Esto te ayudará a alcanzar a aquellas personas realmente interesadas en tu marca.

5. No medir los resultados

Este es uno de los errores más frecuentes. Para saber si tu estrategia está funcionando, es necesario analizar los resultados de las acciones que has realizado. Las métricas te sirven de guía para decidir si continuar con la misma estrategia o cambiar algo para poder lograr los objetivos que te has propuesto. Te recomiendo que tengas definidas las métricas que vas a tener en cuenta.

Es importante analizar el por qué detrás de cada métrica. Por ejemplo, si durante los últimos meses el alcance de las publicaciones en Facebook ha disminuido, debes conocer a qué se debe. ¿Puede ser por los cambios que está realizando Facebook? ¿Quizá es porque has publicado menos contenido? Y si, por el contrario, has pasado de recibir una media de 20 comentarios al mes en Instagram a una media de 100, debes conocer a qué se debe ese aumento.

 

¿Has cometido alguno de estos errores?

 

Leave a Reply